Test del pendulo o la aguja

En esta variante de pruebas caseras, es necesaria la colaboración de otra persona. Si eres muy joven y estás preocupada por el resultado, lo mejor es que te acompañe una amiga. Por el contrario, si estás buscando un bebé o ya estás en pareja, puedes hacerlo con tu compañero, pero siempre necesitarás de la ayuda de alguien.

Para el test del péndulo necesitarás: una aguja, hilo de coser (lo más firme posible) y un ayudante. Nada más, sólo con esos elementos y en escasos minutos tendrás el resultado que tanto esperas.

¿Cómo se realiza este analisis casero?

1. Enhebra la aguja con un hilo firme, corta uno de los extremos y ata las puntas como si fueras a coser una prenda. Procura que la aguja y el nudo estén completamente opuestos, quedando ambos lados del hilo del mismo lado.

2. Recuéstate en una superficie plana. Puede ser tu cama, pero quita almohadas y almohadones y trata de hundir tu panza para que la columna permanezca alineada. Lo ideal es que se trate de una superficie rígida, a fin de que puedas identificar si te curvas.

3. Tu asistente se colocará junto a ti con la aguja y el hilo en la mano y sostendrá el hilo desde el nudo, manteniendo la aguja a unos quince centímetros de tu piel. No tengas miedo, nada malo puede sucederte a esa distancia.

4. Tu asistente se mantiene en la posición mencionada con la mano completamente quieta por unos instantes. Trata de no pedirle que te asista a alguien que tiene problemas de pulso o de temblequeos, pues es imprescindible la inmovilidad.

5. Si la aguja comienza a moverse, significará que estás embarazada, pero si permanece quieta significará que no. Hay quienes dicen que si se mueve de manera circular estás gestando una niña y que si lo hace de manera lineal a un niño, pero no hay demasiados casos confirmados al respecto. El test está concluido.

Ten en cuenta que un test de embarazo casero no otorga el mismo grado de eficacia que aquellos que se compran en farmacias o los análisis que te realizas en laboratorios clínicos, pero es una alternativa excelente para comenzar a despejar dudas.

Si tu período continúa retrasándose aunque la aguja no se haya movido, será necesario que acudas a tu médico de confianza para que te indique los pasos a seguir.