El análisis mas efectivo para detectar si estas embarazada

A todas nos sucedió alguna vez. Llega el momento de tu período y este no baja, empiezas a ponerte nerviosa y no te atreves a ir a la farmacia por un test tradicional, mucho menos de acudir a un hospital a realizarte el análisis correspondiente.

Entonces, comienzas a buscar en internet síntomas de embarazo, pero estás tan confundida que te encuentras hasta lo imposible.

De repente, piensas en lo útil que sería poder hacerte un test de embarazo casero, pero no sientes la confianza. Pues tranquila, el test de embarazo casero que te contaré a continuación es muy efectivo y muchas mujeres se lo han realizado desde la época de nuestras abuelas para quitarse las tan abrumantes dudas.

Sólo necesitarás dos materiales: un recipiente de vidrio o cristal, bien limpio, y un par de guantes de látex o bolsas de plástico para proteger tus manos manteniendo la higiene.

Lógicamente, como en cualquier prueba de embarazo, también necesitarás de tu orina, pero tendrás que esperar a la primera de la mañana para que esté en estado óptimo para su evaluación.

Ya está todo listo para realizar este fabuloso y acertado test de embarazo casero.

Antes de empezar, debes procurar asegurarte de que se encuentre limpio y, si tienes el tiempo, las ganas y los materiales, esterilízalo. Para comenzar con la realización del test, tienes que orinar en el recipiente de cristal.

Si se tratara de un vaso, por ejemplo, que tuviera algún detalle en la base que no te permitiera ver la parte inferior, lo ideal será que superes con la cantidad de orín a ese límite. Es recomendable utilizar siempre guantes o bolsas protegiendo la higiene de las manos.

Para continuar con esta prueba, hay que dejar enfriar la muestra en reposo por al menos una hora. Si no dispones de tanto tiempo, puedes guardarlo en la heladera por unos quince minutos, pero siempre manteniendo el recipiente quieto, sin que se mueva el contenido.

Una vez que pasó el tiempo de espera, si observas la muestra a través del cristal, notarás que se formó una leve capa de partículas opacas en ella. Allí es donde encontrarás el resultado: si esa capa sube a la superficie de la muestra, equivale a un resultado positivo y, si se va para abajo, a uno negativo.

Recuerda siempre confirmar el resultado con un test tradicional o de laboratorio, toma este tipo de pruebas caseras únicamente como una salida del apuro.