Estándar

Como saber si estas por concebir con la prueba del aceite

Estándar

En general, ningún analisis en casa tiene explicaciones científicas. Lo cierto es que millones de mujeres en el mundo se los realizan y encuentran en ellos la respuesta que tanto necesitaban. Hay numerosos tipos de pruebas caseras, pero creemos que el verdaderamente infalible, además de simple, es el del aceite.

Una de las virtudes que posee es que puedes realizártelo transcurrido el primer día del retraso de tu período, aunque si prefieres puedes repetirlo unos días después para comprobar el resultado.

Lo que necesitas para realizar esta prueba: un recipiente de vidrio o cristal, aceite (de cocina, cualquier variedad, lo que importa aquí es la consistencia oleosa) y tu orín. Si así lo prefieres, puedes utilizar guantes de látex o bolsas de plástico para preservar la higiene de la piel de tus manos.

Para comenzar con el test de embarazo casero con aceite, es necesario que orines en un recipiente limpio y seco, sin ningún tipo de suciedad o humedad que pueda interferir con la muestra que tomarás. En el recipiente de cristal o de vidrio, en las mismas condiciones de limpieza, vas a colocar dos gotas de aceite mientras esperas que la muestra se enfríe (esto demorará alrededor de una hora), dentro de lo posible en algún extremo.

Una vez que la orina está fría, con un gotero o cuchara (siempre recuerda preservar la esterilización de los elementos que utilices, ya que pueden hacer variar el resultado) coloca en el extremo opuesto de las gotas de aceite una pequeña porción de ella. Es muy importante que las sustancias no se toquen entre sí para la efectividad de la prueba.

Para finalizar, debes tratar de despojarte de la ansiedad y esperar un buen rato (alrededor de una hora más).

El resultado del test con aceite será positivo si las dos sustancias se unieron y, por el contrario, será negativo si han permanecido en sus lugares sin tocarse. Se desconoce el motivo científico por el cual las sustancias se comportan de una u otra forma según haya o no fertilización, pero los resultados suelen dar en lo cierto.

Puedes repetir este test de embarazo casero cuantas veces lo necesites para estar segura, pero siempre recuerda que ni bien puedas debes hacerte una prueba convencional o de laboratorio, aunque las caseras puedan adelantarte la situación. Acudir a un médico ginecólogo siempre es la mejor opción, pero no podemos estar ajenas a las necesidades urgentes de obtener respuestas sin salir a ventilar la duda.

Estándar

El análisis mas efectivo para detectar si estas embarazada

Estándar

A todas nos sucedió alguna vez. Llega el momento de tu período y este no baja, empiezas a ponerte nerviosa y no te atreves a ir a la farmacia por un test tradicional, mucho menos de acudir a un hospital a realizarte el análisis correspondiente.

Entonces, comienzas a buscar en internet síntomas de embarazo, pero estás tan confundida que te encuentras hasta lo imposible.

De repente, piensas en lo útil que sería poder hacerte un test de embarazo casero, pero no sientes la confianza. Pues tranquila, el test de embarazo casero que te contaré a continuación es muy efectivo y muchas mujeres se lo han realizado desde la época de nuestras abuelas para quitarse las tan abrumantes dudas.

Sólo necesitarás dos materiales: un recipiente de vidrio o cristal, bien limpio, y un par de guantes de látex o bolsas de plástico para proteger tus manos manteniendo la higiene.

Lógicamente, como en cualquier prueba de embarazo, también necesitarás de tu orina, pero tendrás que esperar a la primera de la mañana para que esté en estado óptimo para su evaluación.

Ya está todo listo para realizar este fabuloso y acertado test de embarazo casero

Antes de empezar, debes procurar asegurarte de que se encuentre limpio y, si tienes el tiempo, las ganas y los materiales, esterilízalo. Para comenzar con la realización del test, tienes que orinar en el recipiente de cristal.

Si se tratara de un vaso, por ejemplo, que tuviera algún detalle en la base que no te permitiera ver la parte inferior, lo ideal será que superes con la cantidad de orín a ese límite. Es recomendable utilizar siempre guantes o bolsas protegiendo la higiene de las manos.

Para continuar con esta prueba, hay que dejar enfriar la muestra en reposo por al menos una hora. Si no dispones de tanto tiempo, puedes guardarlo en la heladera por unos quince minutos, pero siempre manteniendo el recipiente quieto, sin que se mueva el contenido.

Una vez que pasó el tiempo de espera, si observas la muestra a través del cristal, notarás que se formó una leve capa de partículas opacas en ella. Allí es donde encontrarás el resultado: si esa capa sube a la superficie de la muestra, equivale a un resultado positivo y, si se va para abajo, a uno negativo.

Recuerda siempre confirmar el resultado con un test tradicional o de laboratorio, toma este tipo de pruebas caseras únicamente como una salida del apuro.